Derechos del consumidor
Los derechos existen para respetarse, para hacerse valer ¿no es así? En especial los derechos del consumidor.
Pero muchas veces, nuestros derechos son vulnerados y nosotros no hacemos nada para que se respeten, quizás por no meternos en trámites y denuncias, o quizás porque los desconocemos.
Hoy, con motivo del día de los derechos de los usuarios y consumidores, vamos a conocer esos derechos que menos se respetan, esos que parecen invisibles, los más desconocidos por el común de la población…
Quien sabe, con un poco de suerte, tal vez logre poner mi granito de arena para cambiar un poco las cosas.

Derechos del consumidor: Garantías


Bueno, creo que todos sabemos que cualquier producto durable que compremos viene con una garantía, por lo general de seis meses, que podemos hacer valer en caso de algún fallo de fábrica del producto. Pero ¿realmente sabes todo lo que dice la Ley de Defensa del Consumidor respecto a este tema?

Algo que me ha ocurrido es tener que llevar el producto (en mi caso, un monitor de pc), hasta la fábrica del mismo para que lo reemplacen por uno nuevo. Bueno, resulta que la Ley de Defensa del Consumidor establece en su artículo 11:

En caso de que la cosa deba trasladarse a fábrica o taller habilitado el transporte será realizado por el responsable de la garantía, y serán a su cargo los gastos de flete y seguros y cualquier otro que deba realizarse para la ejecución del mismo.

Pues si, en aquel entonces, yo desconocía esto, y por eso tuve que hacerme varios kilómetros para reemplazar ese monitor. ¿Te ha pasado? Bien, ahora ya estás advertido.

Derechos del consumidor: Cambios de prendas

Seguramente más de una vez haz visto un cartelito, escrito a mano o en computadora, pegado en la vidriera de alguna tienda de ropa, que dice algo así “Los días sábados no se realizan cambios, no insista” o “Los cambios se realizan de lunes a viernes sin excepción”o, incluso, te han llegado a decir, en épocas navideñas, que los cambios se realizan después del 26. Esta es una práctica muy común, que a más de un trabajador le ha complicado la vida, pues los días de semana se trabaja, y aunque tengas la suerte de salir a las 6 del laburo, ya no tenés ganas de desviar tu camino para cambiar una prenda que te quedó chica.
Resulta que esta práctica está prohibida expresamente por ley, los cambios deben hacerse en cualquier día y horario en que el negocio este abierto. pero para que te lo voy a contar, mejor vayamos a las fuentes.
El artículo 1 de la Ley 3821, de la ciudad de Buenos Aires dice:

Toda devolución o cambio de productos que se realice en el marco de las relaciones de consumo conforme normativa de defensa del consumidor en establecimientos ubicados en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, deberá efectuarse en los mismos días y horarios en los que el comercio atienda al público para ventas.

Mientras que en la provincia de Buenos Aires, el artículo 1 de la Ley 14374 dice:

Para el cambio de un producto adquirido en el marco de una relación de consumo, no se podrán imponer restricciones de días y horarios especiales.

Así que ya sabés, que nadie te venga a decir que no podés cambiar ese jean que te quedó chico porque es sábado.

Derechos del consumidor: Bebidas frías

De repente te dan ganas de tomar un conocida gaseosa, pero en tu casa ya no hay, así que vas al chino de la esquina a comprar una y, claro, como la querés tomar ya, prefería comprar una fría. Ya sabes lo que eso significa ¿no? Que encima de que está bastante cara, tenés que pagar un recargo porque la gaseosa esta fría. Claro, el pobrechinito tiene que pagar la luz para que esa bebida este fría… y nunca desenchufa las heladeras por la noche.
Pero esto es algo que también está prohibido por ley, más precisamente por la ley 4592, en la ciudad de Buenos Aires, en su artículo 1:

Los Supermercados, Supermercados Totales o Hipermercados, y Autoservicios de bienes consumibles y no consumibles, conforme los define la Ley N° 18.425 ubicados en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y las formas o variantes que pudieran adquirir dichos establecimientos, deben: (…)
d. Abstenerse de realizar cualquier conducta que impida o menoscabe la libertad de los consumidores a tomar nota de” los precios exhibidos.

Derechos del consumidor: Sube

Los negocios que ofrezcan carga de tarjeta sube no deben cobrar ningún adicional por hacerlo. Creo que esta ley es bastante conocidos, pero la mayoría de nosotros (y me incluyo), pagamos el adicional sin chistar. Claro, en algunos barrios, sobre todo si no tenés una estación de tres o de subte cerca, es muy difícil encontrar donde cargar tu sube, y si denuncias al kiosquito que carga cerca de tu casa, ya no tendrás donde hacerlo y tendrás que esperar a viajar en tren o en subte para cargarla en sus boleterias. Sin embargo, la ley existe para cumplirse ¿no es así? Y deberíamos ser nosotros, los consumidores, los que deberíamos evitar caer en la “avivadada criolla” La denuncia a esto “avivados” se puede hacer a través de la web oficial de la Sube, si hacés click acá entrarás directo al formulario de denuncia. Tengamos en cuenta que cada vez son más los que cobran adicional por la recarga, y que, en muchos lados, el adicional ha pasado de ser de $1 a ser de $2… Recordemos, esto esta prohibido. Algo similar suele ocurrir con las recargas de crédito a celulares.
También existen “avivados” de otro tipo. Me pasó en un kiosco cerca de Cabildo y Juramento. En él te cargan la Sube sin adicional, pero sólo cargan a quienes consuman algo en el mismo. De modo que, si necesitás cargar con urgencia, de seguro que te verás obligado a comprar algo que no tenías previsto.

Derechos del consumidor: ¡Ya dejen de llamarme!

Si querés ubicarme en mi celular, será mejor que saques el privado del tuyo. Porque si me llamas y me salta un “desconocido” o “retenido” lo más seguro es que no te conteste. Mi experiencia me ha demostrado que los que te llaman con número privado lo hacen porque quieren venderte algo. Ya perdí la cuenta de cuantas veces respondí el celular y escuché la música de Personal del otro lado. Y ni hablar del teléfono de mi casa, propagandas de medicina privada, seguridad, hasta campañas políticas. Ahora hasta mensajes de texto o Whats App te mandan.

Pero ahora, existe un registro en el que te podés anotar para que no te llamen más para ningún tipo de promoción ni oferta. Para eso, podés registrarte a través de la web No Llameo llamando al 146.

Derecho al pago con tarjeta

A partir del 2017, todos los comercios están obligados a aceptar el pago con tarjeta. Recordalo, y recordá, también, que podés denunciar a aquellos que no te lo acepten.

Hasta aquí, los derechos más comúnmente vulnerados, ¿te has sentido identificad@?

Si tenés alguna duda o consulta, contactá. La primer consulta es gratis.

A %d blogueros les gusta esto: